Jim Clark

3381339_orig.jpg
Ganó dos campeonatos del Mundo de Fórmula 1, y aún hoy en día, es considerado uno de los mejores y más virtuosos pilotos de todos los tiempos.

LA HISTORIA DE JIM

James "Jim" Clark Jr., apodado Jim, nació en Kilmany, Escocia, el 4 de marzo de 1936, y murió el 7 de abril de 1968 durante una carrera de Fórmula 2 en el circuito Hockenheimring en Hockenheim, Alemania.

Jim Clark fue el mejor en una época en donde la habilidad nata y genialidad para conducir del piloto bajo cualquier circunstancia eran mucho más importantes que la tecnología y las asistencias externas.

Se le consideraba un terrible piloto de pruebas, pues era capaz de acomodarse al auto y hacerlo parecer mejor de lo que en realidad era.

Jim Clark lograba el mejor tiempo en la manera como encontraba al auto, le decía a los mecánicos "déjenlo, así está bien". 

La carrera de Clark en Fórmula 1 fue unicamente con el equipo Lotus, para quien condujo desde sus inicios en 1960 hasta 1968. Sus mayores éxitos ocurrieron en 1963 con el Lotus 25, con el cual Clark ganó siete de diez grandes premios, coronándose Campeón Mundial de Pilotos y dando a Lotus su primer Campeonato Mundial de Constructores.

En 1965 Clark y Lotus volvieron a ser campeones.  Ese mismo año ganó las 500 Millas de Indianapolis, que por primera vez fue ganada con un automóvil con el motor colocado detrás del piloto.

Su primera carrera para Lotus fue en 1960 en el Gran Premio de Holanda, donde participó en el lugar de John Surtees quien seguía compitiendo en motocicletas en ese tiempo. 

Su carrera iba sin problemas hasta que alcanzó el quinto lugar y tuvo que retirarse por problemas con la caja de cambios. 

La siguiente carrera fue en el Spa, Bélgica. Este circuito de Spa-Francorchamps era uno de los más peligrosos de esa época, una enorme pista de más de 14 km que en 1960 le quitó la vida a dos pilotos, incluyendo el compañero de equipo de Clark Alan Stacey. Aún con esto Clark logró terminar en quinto lugar en su segundo gran premio.

En el Gran Premio de Italia Clark estuvo involucrado en un accidente polémico y controvertido, su Lotus colisionó con el Ferrari del alemán Wolfgang von Trips. El Ferrari fue lanzado hacia los espectadores matando a varios de ellos así como al piloto alemán.

Para 1966, Lotus, bajo las nuevas reglas de motores de 3.0 litros, no produjo buenos resultados. Comenzaron la temporada de Fórmula 1 con un motor Coventry Climax de 2.0 litros montado en el chasis del Lotus 33. Al avanzar la temporada cambiaron a un Lotus-BRM 43 con un muy complejo motor BRM H16; el H16 consistía básicamente de dos motores V8 de 1.5 litros unidos para formar una sola unidad.

Carreras: 73
Campeonatos: 2 (1963, 1965)
Victorias: 25
Podios: 32
Poles: 33
Vueltas rápidas: 28
Primera carrera: GP de Holanda, 1960
Primera victoria: GP de Bélgica, 1962
Ultima carrera: GP de Sudáfrica, 1968
Ultima victoria: GP de Sudáfrica, 1968

(Continuación...)

En 1967 Clark y Lotus corrieron con tres combinaciones completamente distintas de chasis y motor. El Lotus-BRM fue usado en la primera carrera del campeonato en Sudáfrica con resultados negativos. En Monaco uso por última vez el Lotus 33, retirándose a mitad de carrera con una avería en la suspensión. 

A continuación, comenzó la nueva asociación de Lotus con la Ford Motor Company y Cosworth con el fabuloso Lotus 49, que no solo ganó la primera carrera en la que compitió, el Gran Premio de Holanda, sino que se convertiría en el motor de mayores éxitos en la historia de la Fórmula 1.

A lo largo de su carrera Clark ganó 25 grandes premios y obtuvo la pole en 33 ocasiones. Clark se diferenciaba de los pilotos actuales de Fórmula 1 en su habilidad para conducir y ganar en cualquier tipo de vehículo.

Su capacidad de pelear victorias conduciendo el sedan de producción Lotus Cortina era impresionante; corrió en la temporada Nascar en Estados Unidos para el equipo Holman & Moody; batalló con los caprichosos Lotus deportivos modelos 30 y 40; y hasta un Lotus de IndyCar Series en una carrera de montaña en Suiza.

Clark fue el mejor en una época en donde la habilidad nata y genialidad para conducir del piloto bajo cualesquiera circunstancias eran mucho más importantes que la tecnología y las asistencias externas. 

Se le consideraba un terrible piloto de pruebas, pues era capaz de acomodarse al auto y hacerlo parecer mejor de lo que en realidad era; al contrario de otros pilotos que probarían el auto por varias vueltas, haciéndole ajustes hasta conseguir el mejor tiempo posible, Clark lograba el mejor tiempo así en la manera como encontraba al auto, y le decía a los mecánicos "déjenlo, así está bien". 

Debido a esto se le hacía difícil entender cómo otros pilotos no podían ser igual de rápidos que él. Cuando Clark falleció, se le atribuye al corredor Chris Amon el haber dicho "si esto le puede pasar a Clark, que esperanza podemos tener los demás". Hoy en día está considerado como uno de los mejores pilotos de la historia de la Fórmula 1. Jim Clark está enterrado en el pueblo de Chirnside en Berwickshire, Gran Bretaña.