F1 Monaco Grand Prix 1988

El dominio que los McLaren-Honda habían mostrado en Imola continuó en Mónaco. Ayrton Senna estaba en una clase aparte, fue el único piloto en bajar en Clasificación del 1:24, en la que ha sido considerada la mejor vuelta en la historia de la Fórmula Uno. 1.427 segundos más rápido que su compañero de equipo y especialista en Mónaco, Alain Prost, y 2.7 egundos más rápido que el tercer clasificado, Gerhard Berger en su Ferrari. 

En la carrera, Senna lideró desde el principio, con Berger adelantando a Prost cuando el francés falló un cambio de marcha. La primera esquina en St. Devote vio una variedad de accidentes: Alex Caffi en su nuevo Dallara golpeó la pared, el AGS de Philippe Streiff se retiró después de un impresionante 12º lugar en la parrilla cuando un cable del acelerador se rompió, y Nelson Piquet se retiró después de chocar con Eddie Cheever.

El orden de marcha de Senna -Berger - Prost- Mansell - Alboreto - Nannini se mantuvo hasta la vuelta 33, cuando Alboreto pasó a Mansell en la zona de la piscina. En la vuelta 51, ubo algunos momentos dramáticos cuando, a la vez, en la curva Mirabeau, Philippe Alliot en el Lola tuvo una violenta colisión con el Williams de Riccardo Patrese. En la vuelta 54, Prost finalmente había conseguido pasar a Berger, colocándose en segundo lugar, a unos 50 segundos por detrás de Senna. Faltando 11 vueltas al final, Ron Dennis dijo por radio a Senna que disminuyera la velocidad para asegurar el 1-2 para McLaren. Senna luego perdió su concentración lo que le hace chocar su MP4/4 en la barrera en Portier. Inmediatamente después del accidente que dañó la suspensión delantera del McLaren, Senna se fue a su casa en Mónaco, decepcionado de haber perdido una carrera que había dominado desde la primera vez que salió a la pista en la práctica libre del jueves por la mañana. La carrera fue ganada por cuarta vez en 5 años, por Prost. El equipo McLaren no supo de Senna sino hasta el día siguiente cuando llegó a los boxes, mientras el equipo empacaba. 

Las Ferrari de Gerhard Berger y Michele Alboreto llegaron segundo y tercero respectivamente, seguidos por el Arrows de Derek Warwick, el Tyrrell de Jonathan Palmer, y el Williams de Ricardo Patrese.

Yo estaba manejando como por instinto. Estaba en una dimensión diferente, como en un túnel por el que simplemente iba,, mucho, mucho más allá de mi comprensión consciente. Nunca más volví a tener sensación igual.
— Ayrton Senna da Silva